Páginas vistas en total

domingo, 29 de enero de 2012

¿Qué son las Infecciones Urinarias?


INFECCION URINARIA

CONCEPTO:
Desde el punto de vista microbiológico, existe Infección del tracto urinario  cuando se detectan microrganismos patógenos en la orina, la uretra, la vejiga, el riñón o la próstata.
GENERALIDADES:
Ø  Las infecciones urinarias son las segundas en frecuencia tras las infecciones respiratorias.
Ø  Se pueden clasificar en Bajas (uretritis, cistitis, prostatitis) en donde no existe  fiebre ni repercusión en el estado general)
Ø  Altas (pielonefritis agudas, prostatitis y abscesos intrarrenales y perinéfricos que  pueden tener gran repercusión sistémica).
Ø  Pueden aparecer juntas o aisladas, asintomáticas o síndrome clínico característico.
Ø  La mayoría se adquieren en la comunidad, y sobre todo por mujeres jóvenes.
Ø  Una de cada cinco mujeres tendrá algún episodio a lo largo de su vida.
Ø  El 5% de las niñas antes de la edad fértil tienen algún episodio de infección urinaria.
ETIOLOGIA:
Muchos microrganismos distintos puede infectar las vías urinarias, pero los agentes habituales son los bacilos gramnegativos. Los más frecuentes:
Escherichia coli origina el 80% de la infecciones agudas en personas sin riesgo. 
Proteus y Klebsiella los aislados con mas frecuencia en personas con litiasis. Enterobacter 
Serratia y Pseudomona 
Entre los grampositivos:
Ø  Stphylococcus saprophyticus
Ø  Estreptococos agalactiae 
Ø  Enterococos: Indica infección mixta o patología urinaria orgánica. 
Ø  Staphylococcus aureus: Ante su presencia debe descartarse la vía hematógena si el paciente no es portador de sonda urinaria. 
Ø  Cándida: Más frecuentes en diabéticos, pacientes con  sonda urinaria y pacientes que han recibido tratamiento antibiótico previamente. 
Circunstancias que influyen facilitando su aparición:
Ø  Actividad sexual 
Ø  Embarazo 
Ø  Obstrucción 
Ø  Disfunción neurógena 
Ø  Reflujo vesicouretral 
Ø  Factores genéticos.
La actividad sexual, el embarazo, la existencia de obstrucción urinaria, la disfunción neurógena, el reflujo vesicoureteral y los factores genéticos son circunstancias que favorecen la presentación de las infecciones de orina.
SIGNOS Y SINTOMAS:
 Lo fundamental es el ardor al orinar conocido como disuria, otros síntomas agregados pueden polaquiuria (orinar varias veces en cantidad menor a lo habitual), dolor al final de la emisión,  fiebre, nauseas, vómitos, malestar general, dolor lumbar dependiendo de la localización de la infección. Cuando es una infección urinaria alta se suele acompañar de fiebre, malestar general, dolor lumbar, nauseas o vómitos; mientras que cuando es baja no.
Si la infección se propaga a los riñones, los síntomas pueden abarcar:
Ø  Escalofríos y temblores o sudores nocturnos
Ø  Fatiga y sensación de indisposición general
Ø  Fiebre por encima de 101º F (38º C)
Ø  Dolor de costado, en la espalda o la ingle
Ø  Piel enrojecida o caliente
Ø  Cambios mentales (en las personas ancianas, estos síntomas a menudo son los únicos signos de una infección urinaria)
Ø  Náuseas y vómitos
Ø  Dolor abdominal intenso (algunas veces)
DIAGNOSTICO:
El cultivo la orina es el procedimiento diagnóstico mas importante, y constituye la prueba firme de infección  Existen métodos rápidos de detección de bacteriuria que utilizan fotometría o bioluminiscencia; comparados con los cultivos de orina estas técnicas tienen una sensibilidad de 95 a 98% y un valor predictivo negativo superior a 99% en presencia de bacteriuria >105 ufc/ ml, con recuentos inferiores la sensibilidad disminuye a un 60-80 %. La presencia de leucocitos en orina es un indicador muy sensible de ITU en los pacientes sintomáticos, la piuria se demuestra en casi todas las ITU bacterianas y su ausencia cuestiona el diagnóstico.
El test de leucocitoesterasa (tiras reactivas) es un método menos sensible que la identificación de piuria en el microscopio pero es una alternativa útil y fácilmente disponible. La piuria en ausencia de bacteriuria (piuria estéril) puede indicar infección con agentes bacterianos no usuales como C. Trichomatis, U. urealyticum y Mycobacterium tuberculosis o infección por hongos, las alteraciones urológicas no infecciosas (cálculos, anormalidades anatómicas etc.) también puede ser causa de piuria estéril.

TRATAMIENTO:
El tratamiento de la ITU depende de si es complicada o no complicada y siempre se debe tener en cuenta a los factores de riesgo. Es importante ­seleccionar en forma empírica –hasta que se cuente con el resultado del urocultivo y antibiograma–­un antibiótico con alta eficacia sobre el agente sospechado, muy buena distribución corporal, alta concentración en las vías urinarias y con toxicidad baja. Los objetivos del tratamiento deben ser la obtención de una respuesta rápida y efectiva, prevención de la recurrencia y evitar la aparición de resistencia a los antibióticos.
La elección de un antibiótico, en diversa infecciones, depende de los niveles de concentración plasmática que alcanza el antibiótico para lograr una susceptibilidad antimicrobiana alta. Pero, en el caso de la ITU, lo importante es la concentración del antibiótico en el parénquima renal, en la capa más profunda de la pared de la vejiga y de la próstata.
Por tanto, la excreción concentración urinaria y la determinación de la actividad del antibiótico en la orina son importantes para la decisión de si su uso se justifica o no en el tratamiento de la ITU.
BACTERIURIA ASINTOMATICA: Es la presencia de un número significativo de bacterias en la orina que ocurre sin ninguno de los síntomas usuales como ardor al orinar o micción frecuente.
GENERALIDADES: La bacteriuria asintomática en diferentes etapas de la vida y la infección manifiesta de las vías urinarias son extremadamente comunes y el número de pacientes que presentan estas condiciones en la práctica clínica representa una considerable morbilidad y carga de trabajo. Cuando se enfrenta la bacteriuria asintomática en los pacientes  que   se   atienden  a  diario, debe decidirse el momento justo y el tipo de terapia apropiada para su manejo, en caso de requerirse, así como cuando dicha bacteriuria se torna sintomática por disuria y frecuencia urinaria o, en el peor de los casos, se acompaña de signos inflamatorios sistémicos y el tratamiento debe garantizarse de forma hospitalaria o ambulatoria, de acuerdo con las enfermedades concomitantes.
La bacteriuria en los hombres se asocia estrechamente con alteraciones estructurales del tracto urinario, circunstancia que siempre debe evaluarse.
ETIOLOGIA: La bacteriuria asintomática se presenta en un pequeño número de personas sanas y afecta más a menudo a las mujeres que a los hombres. Las razones por las cuales no se presentan los síntomas no se comprenden bien.
Ciertas personas están en mayor riesgo de infecciones renales si desarrollan esta afección. Los siguientes factores aumentan el riesgo:
Ø  Diabetes
Ø  Cálculos renales infectados
Ø  Trasplante de riñón
Ø  Edad avanzada
Ø  Embarazo: hasta un 40% de las mujeres embarazadas con bacteriuria asintomática sin tratamiento desarrollará una infección renal
Ø  Reflujo vesicoureteral en niños pequeños.
SIGNOS Y SINTOMAS:
Por definición, la bacteriuria asintomática no causa síntomas. Los síntomas de una infección urinaria comprenden ardor durante la micción, necesidad imperiosa de orinar e incremento en la frecuencia de las micciones.
DIAGNOSTICO:
La bacteriuria asintomática se detecta al descubrir una proliferación bacteriana significativa en un urocultivo tomado de una muestra de orina.
TRATAMIENTO:
No todos los pacientes con bacteriuria asintomática necesitan tratamiento. Las mujeres embarazadas, los receptores de trasplante de riñón, los niños con reflujo vesicoureteral y las personas con cálculos renales infectados parecen ser los que más probablemente se benefician del tratamiento con antibióticos.
Darles antibióticos a personas que tengan sondas vesicales por largo tiempo en el lugar puede causar problemas adicionales. Las bacterias pueden ser más difíciles de tratar y los pacientes pueden desarrollar una candidiasis.
Si la bacteriuria asintomática se encuentra antes de un procedimiento urológico, se debe tratar con el fin de prevenir complicaciones. El curso del tratamiento en estos casos depende de los factores de riesgo de la persona.

SINDROME URETRAL AGUDO

Grupo de síntomas en el área pélvica femenina, que incluye disuria, polaquiuria, tenesmo urinario, dolor lumbar y molestias y calambres suprapúbicos. Sin embargo, habitualmente no se encuentran signos clínicos de la presencia de un germen patógeno ni de otro factor que justifique los síntomas.
DISURIA: se define como la difícil, dolorosa e incompleta expulsión de la orina.
POLAQUIURIA: caracterizado por el aumento de las micciones.
TENESMO URINARIO: El tenesmo vesical o tenesmo urinario es un deseo imperioso de orinar que obliga a hacerlo constantemente, resultando una experiencia desagradable para el paciente y que obliga ir al baño para orinar sin conseguirlo.

GENERALIDADES:
Ø  El síndrome uretral agudo es causado por bacterias convencionales  afecta en la práctica solo al sexo femenino. Aunque también el sexo masculino es afectado pero en menor proporción.
Ø  Se afectan por este síndrome  mujeres jóvenes con una mediana edad de 35 años y un rango comprendido entre 20 a 65 años.

ETIOLOGIA:
Ø  Causas vesicales
Ø  Causas uretrales
Ø  Causas prostáticas
Ø  Enfermedad litiasica
Ø  Causas genitales (vulvovaginitis)
Ø  Trastornos psicológicos.

SIGNOS Y SINTOMAS:
Ø  Aumento en la urgencia y la frecuencia urinaria.
Ø  Sensación de malestar al orinar, con quemazón o picor en la uretra y parte baja del abdomen 
Ø  Descarga uretral, que puede ser sanguinolenta o purulenta
DIAGNOSTICO:
Ø  Análisis de orina, que puede revelar la posible existencia de una infección.
Ø  Cultivo de orina con antibiograma para confirmar la infección, el agente causante y el antibiótico más adecuado.
Ø  Cultivo de exudado uretral o cultivo vaginal para descartar cualquier ETS.
Ø  Cistoscopia, para examinar la uretra directamente. Esto no siempre es necesario, aunque si la uretritis no se consigue curar, o no se llega a determinar su causa, puede llegar a tener que realizarse.

TRATAMIENTO:
El tratamiento del síndrome uretral agudo son los antibióticos de la misma manera como tratamiento para una infección urinaria. Para el síndrome uretral crónica a largo plazo, el tratamiento con antibióticos de dosis baja se da en forma continua o después de la relación cada vez si que parece ser importante en relación a los síntomas que ocurren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada